Conócenos

Grupo DoNoso es una empresa con origen y tradición 100% Gallega. Fundada en el año 1978, con el fin de transmitir el amor y la pasión de los fundadores por el café; Esto nos llevó a convertirnos en tostadores de café desde el año 1986 llevando como estandarte el slogan “Feito en Galicia”.

Saco con granos de café
Somos tostadores de café desde 1986.

La empresa está dirigida a clientes del canal HORECA ( HOteles, REstaurantes y CAfés) , para que estos puedan trabajar con productos de cercanía con la mayor frescura que se puede encontrar en el mercado.

Poniendo a disposición de nuestros clientes un servicio acorde a sus exigencias contando con una extensa gama de variedades de distintas procedencias y procesos, tanto en mantenimiento de maquinaria, formaciones sobre productos (cafés y chocolates), un trato cordial y familiar.

A continuación te mostramos las principales procedencias de nuestros cafés.

Mapa Mundo Orígenes

Aquí encontrarás información sobre nuestros principales países importadores.

Mapa Mundo Orígenes
Perú México Guatemala Honduras Nicaragua Costa Rica Colombia Ecuador Brasil Uganda Vietnam Indonesia

Perú

«Si hay algo que caracteriza a los peruanos, es su empeño y dedicación por hacer lo que más les gusta, dando como resultado logros que son admirados por el mundo.
El café peruano de gran reconocimiento que enorgullece a una nación y que se debe al arduo trabajo de miles de peruanos,
En el ámbito mundial, Perú es un referente en cafés especiales. Una categoría que se ha fortalecido en los últimos años, dando como resultado el segundo lugar a nivel mundial como productor y exportador de café orgánico, así lo detalló la séptima edición de la Expo Café Perú 2017.
Sólo en Estados Unidos el comercio de este producto orgánico peruano abarca el 25% del mercado, consolidando al Perú como el primer proveedor de café del país norteamericano.
Por otro lado, a nivel mundial Perú se ubica entre los Top Ten como productor/exportador de café a nivel mundial, según la Organización Internacional del Café (ICO).
En los últimos años, los arduos esfuerzos por fortalecer el café en Perú han dado sus frutos. En el 2015, se exportaron casi US$ 600 millones de café peruano al mundo. Y se estima que el negocio del café siga la misma ruta de crecimiento de la gastronomía, así se informó en la última edición de la Expo Café Perú.
Se desarrolla con facilitad desde los 600 hasta los 1,800 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.) en casi todas las regiones del país. Sin embargo, el 75% de los cafetales está sobre los 1,000 m.s.n.m.
Perú cuenta con un escenario propicio para su cultivo, gracias a la diversidad de combinaciones de climas, suelos, precipitación y luz solar. Los cafés del Perú son de la especie Arábica con distintos perfiles de sabor, aroma y acidez.
Las variedades de café que se cultivan:
• Typica (70%).
• Caturra (20%).
• Otras especies (10%).

Un dato importante es que el 90% del café peruano crece bajo sombra, a una densidad promedio de 2,000 plantas por hectárea. Por otro lado, algunos agricultores peruanos se han especializado y trabajan en orgánico y otros cafés especiales, los cuales se caracterizan por su calidad de taza, acidez y sabor balanceado que se ajusta muy bien a los microclimas, temperaturas y altura (1,400 – 1,800 m.s.n.m.).
«

México

El consumo de café de México ha aumentado en los últimos años a nivel mundial, sin embargo, el país tiene el quinto lugar en producción de café, después de Brasil, Colombia, Indonesia y Vietnam, y el primer lugar en producción de café orgánico. Este cultivo de café llegó a México a finales del siglo XVIII, procedente de Europa, a su llegada se adoptó y adaptó en las zonas tropicales del país en donde el clima es mayormente idóneo para la producción de éste. Los estados en donde se produce con éxito son Chiapas, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Veracruz e Hidalgo. Desde el punto de vista biológico las áreas donde abunda el cultivo de cafeto se distinguen por ser de regiones ricas en flora y fauna, como lo es el estado de Chiapas.
Los primeros en adoptar la cultura del café en México fueron los indígenas, quienes supieron adaptar la maravilla del café a su cultivo tradicional, ya en tiempos posteriores, a inicios del siglo XX se introdujeron los sistemas cafetaleros modernos, de los que se sobresale la producción bajo sombra que permite la libre vida de la planta, pues también se sabe que uno de los riesgos que corre muy a menudo el cafeto en tierras mexicanas es la roya, esta enfermedad muy usual en el cafeto, pero que gracias a los extraordinarios cuidados artesanales de los cafetaleros a gran y pequeña escala han podido conservar la originalidad del café, es esto también lo que le otorga el primer lugar en producción de café orgánico a nuestro país.

Guatemala

Café de Guatemala.
Los cafés de Guatemala son un clásico, conocidos y amados por muchos consumidores alrededor del mundo. Son comunes en el menú de cualquier tostador o importador. Pero no todos los cafés de Guatemala son iguales.
Los cafés guatemaltecos son familiares para la mayoría de los consumidores en los EE. UU. y Europa, gracias a la proximidad del país a la frontera con Estados Unidos. Ofrecen una taza limpia, con un buen cuerpo con diversos grados de acidez. A grandes alturas, desarrollan deliciosos aromas.
Actualmente Guatemala produce un 60% más de café que hace 30 años. Es el segundo mayor productor de América Central.
Esta es una nación pequeña, ubicada entre México, El Salvador, Honduras y Belice, pero tiene una gran diversidad de cafés. Hay 8 regiones diferentes de cultivo de café, pero hecha un vistazo más cerca y descubrirás más de 300 microclimas. Las precipitaciones varían de 800 a 5.000 mm por año, pero todo el país tiene una estación de lluvias bien definida.
La altitud es, en general, alta; las fincas varían entre 1,300 y 2,000 m.s.n.m.,
Además, una cadena de 34 volcanes recorre a través del país, paralela al Pacífico. Y a lo largo de esta cadena se encuentra el “Cinturón de Café” de Guatemala, donde las fincas se benefician de los mayores nutrientes que se encuentran en el suelo volcánico.
El período de cosecha va de diciembre a marzo / abril, aunque hay algunas variaciones en las diferentes regiones del país.
*Variedades tradicionales de Guatemala: Bourbon, Caturra, Catuai, Pache y Typica (en orden de preferencia)
*Variedades introducidas más recientemente: Geisha, Pacamara, Maragogype y Maracaturra

Honduras

La industria cafetalera de Honduras inició a mediados del siglo XX, constituyéndose, desde entonces, en la actividad de mayor importancia económica y social del país. Actualmente, el café representa el principal producto de exportación y la mayor fuente de divisas, ocupando el 6to lugar de exportación a nivel mundial en café.
El cultivo del café en honduras se inició en la primera década del siglo XIX. En aquel tiempo, el café que se producía se destinaba al autoconsumo.
En Honduras se produce en un 100% la variedad de café arábica y está prohibido por ley el cultivo de la variedad de café de baja calidad llamada café robusta. En la actualidad, Honduras también se destaca por su Café Gourmet con características de calidad y sabor diferenciadas.
En Honduras el 95% de la caficultura está en manos de pequeños productores, son más de 100,000 familias las que viven del café.
Las variedades de café que se cultivan en el país son: Típica, Borbón, Catuai, Parainema y Lempira.
Por lo general, el área total de las fincas hondureñas está conformada por cafés en producción, café en crecimiento o desarrollo, poda drástica para renovar tejidos, que se complementan con áreas para bosque, guamil, potreros y otros cultivos. Mayoritariamente, estas fincas se encuentran ubicadas a más de 1.000 m.s.n.m., no siendo pocos los cafetales que se sitúan entre los 1.400 y los 1.600 m.s.n.m. La disparidad de alturas provoca que aunque solamente existe un ciclo de producción de café, su duración varía según la ubicación del cafetal.
Los principales compradores del café hondureño son los países de: Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Francia, Italia y Japón.

Nicaragua

Costa Rica

Costa Rica.
1720 es la fecha probable de la introducción del café a América, cuando las primeras semillas de la especie Coffea Arábica, variedad Typica llegaron a la isla Martinica, Antillas, que luego fueron sembradas en la Provincia Costa Rica a finales del siglo XVIII.
En esa época el país tenía una agricultura de subsistencia. La historia costarricense cambió desde 1808: bajo la égida del gobernador Tomás de Acosta empezó a arraigarse en nuestro suelo el cultivo del café, que ha calado muy hondo en el ser y quehacer costarricense.
Costa Rica fue el primer país centroamericano que estableció esta floreciente industria. Destacadas personalidades contribuyeron con el desarrollo del cultivo y se ha asignado al Padre Félix Velarde como el primer sembrador, quien en 1816 hace referencia a que posee un solar con plantas de café. El primer cafetal estuvo 100 metros al norte de la Catedral Metropolitana, en el cruce de la Avenida Central y calle Cero.
Varios factores favorecieron el establecimiento del “Grano de Oro”. Los lugares alrededor de los cuales se hicieron las primeras plantaciones, se caracterizaban por suelos de origen volcánico, sumamente fértiles; una temporada lluviosa y otra seca, temperaturas relativamente uniformes y favorables a lo largo de todo el año para el desarrollo de la planta.
Luego de la Independencia, en 1821, los gobiernos municipales fueron los primeros en incentivar este cultivo con políticas de entrega de plantas y concesión de tierras a quienes se interesaran en esta empresa.
El producto que generaría un movimiento económico para beneficiar la economía y que permitió el desarrollo económico y social de Costa Rica. A Don Mariano Montealegre se tiene como el principal impulsador del cultivo entre 1830-1840.
Conforme crecían las primeras plantas se incrementaba el interés de los costarricenses por su cultivo. Ya en 1821 se contaba con 17 mil cafetos en producción, habiéndose efectuado la primera exportación de 2 quintales de café a Panamá en 1820. El Jefe de Estado pensaba que el Gobierno debía dirigir la política cafetalera y encargarse de buscar mercados y que el más importante era el inglés. Por eso, paralelo al apoyo de la siembra ordenó construir el camino al Atlántico que le permitiría a Costa Rica tener una ruta directa hacia los puertos británicos.

Colombia

Café de Colombia.
El café de Colombia goza de gran prestigio en los mercados internacionales, no solo porque el país es uno de los mayores productores y exportadores, sino por la excelente calidad y el sabor inigualable del café que se cultiva y se produce.
Si bien la planta de café es originaria de áfrica, desde finales del siglo xviii fue introducida en el país y rápidamente se convirtió en el producto insignia.
Este reconocimiento es el resultado de la unión de varios factores.
Comercialmente hay dos especies que se utilizan, la arábica y la robusta. El café de Colombia es de tipo arábica, que se caracteriza por ser más suave y delicado. particularmente el café de colombia tiene unas notas de acidez, aroma frutal y floral que le da un reconocimiento internacional.
En Colombia hay suelos volcánicos y montañosos que permiten tener diferentes altitudes y temperaturas para cultivar. El café de montaña se caracteriza por ser todavía más suave dentro de los arábicos por ser cultivado a mayor altitud (1.000 y 1.800 metros); además los suelos volcánicos le pasan nutrientes a las plantas de café que le aportan dulce, sabor, y otras características especiales que no lo tienen los suelos de otros países.

Ecuador

Brasil

Tanto el café la es especie arábica como el de especie robusta son de una calidad extraordinaria y están muy bien valorados en el mercado. El café arábico de Brasil es de sabores suaves y por norma general, afrutados, y el robusta nos da un sabor más terroso y especiado. Es decir, que Brasil consigue obtener dos tipos de café muy diferenciados el uno del otro, con sabores contrastados pero interesantísimos.
Durante mucho tiempo brasil no ha marcado el origen de su producto en los paquetes que exporta. Esto significa que muchos de nosotros seguramente hemos bebido café brasileño buenísimo, pero ni nos hemos enterado.
Los productores de café estándar en este país han estado años -sino siglos-, exportado al mercado masivo su producto sin darle mucha importancia a resaltar de donde viene, y en muchas ocasiones, el café brasileño se ha mezclado con otros cafés para potenciar o diferenciar sabores. Poco a poco, algunos productores ya se han dado cuenta y han empezado a corregir esto, dando nombre y origen a lo que venden al mundo, sea cual sea la calidad del café.

Uganda

Café de Uganda
El café de Uganda es de procedencia sudafricana, él de la variedad robusta es un tipo de especie muy apta para mezclar con oros tipos de arábicas, más suaves y de acidez alta, dando como resultado un café equilibrado. es una de las mayores regiones productoras de café gracias a su perfecto clima y suelo fértil. El café de este país está cultivado incluso sin fertilizantes y es totalmente orgánico.
Además, Uganda tiene una ubicación especial para cultivar café, el conflicto armado afecto gravemente a la industria en décadas pasadas, pero debido a las excelentes tierras ricas y fértiles, con suelo volcánico a este y oeste y mucha lluvia han ayudado a la industria a posicionarse como uno de los países exportadores de café a escala mundial.
El café Uganda, de la variedad robusta, es un café con mucho cuerpo, muy baja acidez un toque amargo.

Vietnam

Tal vez no lo sepas, pero Vietnam es un gigante del café. La pregunta es: si solo Brasil lo supera en producción, ¿por qué Vietnam se considera como tal tan pocas veces? Porque la industria cafetalera vietnamita ha sido dominada por la Robusta durante mucho tiempo, lo que dio como resultado que los pequeños suministros de café Arábica de calidad superior cayeran en el olvido.
¿Qué hay entonces de la producción de café de alta calidad? ¿Se ignora por completo?
Al contrario, por debajo del gigante que es la industria del Robusta vietnamita, un grupo comprometido de profesionales del café está progresando hacia un mejoramiento de la calidad del Arábica vietnamita. Están llevando a cabo este trabajo desde múltiples perspectivas con pasión y dedicación.
En la actualidad, gran parte del Arábica vietnamita es de variedad Catimor. Sin embargo, uno de los padres del Catimor es un híbrido entre Robusta y Arábica. Esto significa que, si bien Catimor es una variedad resistente y de alto rendimiento, no es famosa por su calidad en la taza de café.
Algunos productores vietnamitas están intentando introducir nuevas variedades (una acción que debería hacerse cuidadosamente, ya que no todas las variedades prosperarán en climas y ecosistemas diferentes). Con el propósito de introducir perfiles de taza más dinámicos, entre las nuevas variedades está el Bourbon Amarillo, la Typica e incluso la delicada y muy apreciada Geisha.

Indonesia

Los granos de café de Indonesia consisten básicamente de robusta y libérica y arábica. Cada uno de los tipos de grano de café tiene sus propias características, ya sea por la forma, el tamaño, el aroma, el sabor, la ubicación y la altura de las plantaciones.
La calidad del café está determinada por varios factores, entre ellos, factores naturales y pos-cosecha.
Cada región tiene características geográficas diferentes, desde el suelo hasta la temperatura y la calidad del agua. En términos de sabor, cada café tiene su propia nota de sabor. Hay ciertos términos para explicar el carácter de un café, como frutado, limpio, nuez y suave.
Los mejores granos de café indonesia provienen de las mejores regiones productoras de café:
• Bali
• Sumatra
• Sulawesi (Celebes, Toraja)
• Java
• Timor
• Papúa
• Kopi Luwak (Café Civet) proviene de las islas indonesias.
Las regiones alrededor de Indonesia son frecuentemente incluidas en la región, ya que comparten no sólo la proximidad geográfica sino también los perfiles de sabor. Entre ellos se encuentran Tailandia, Papúa Nueva Guinea, Myanmar, Camboya, Vietnam, Malasia, Filipinas e incluso Sri Lanka e India.
En general, estos cafés son conocidos por su gran cuerpo, su rico sabor y su vibrante pero suave acidez, así como por su largo final y retrogusto. Algunos cafés indonesios tienen un sabor bastante terroso, una cualidad que es amada por algunos, pero que domina a otros y a algunos les cuesta acostumbrarse para ser apreciados plenamente.
Indonesia abarca una serie de islas en el Pacífico que se encuentran en el «cinturón cafetero».